Mar. Sep 27th, 2022

La salud sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud como «un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; a través de la creación de leyes, reglamentos, instituciones. Wikipedia

La sexualidad es una parte importante del ser humano. El amor, el afecto y la intimidad sexual representan un papel importante

El Ministerio de Salud y Protección Social considera la sexualidad como una dimensión prioritaria en el curso de la vida de las personas. Se espera que su ejercicio se enmarque en la práctica de los Derechos Humanos y la garantía de los derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos. En Colombia aún tenemos muchas problemáticas asociadas a la sexualidad y a la reproducción, pero cada vez más el Estado, las instituciones y las políticas que se desarrollan tienen avances importantes en la comprensión de las diferentes miradas de la sexualidad y sus abordajes. Esto se refleja en la incorporación de los enfoques de género, derechos y diferencial como aspectos esenciales para el logro de una salud sexual y reproductiva plena, segura, digna y responsable para todas las personas en Colombia.  ​​​


Sexualidad y derechos​ ​​


Violencia de género ​


Salud materna​​​


Anticoncepción


Cánceres relacionados con la sexualidad y la reproducción​


Infecciones de transmisión sexual (ITS) VIH/ SIDA

​ ​

​​
Prevención aborto inseguro / Interrupción voluntaria del embarazo IVE​ ​​


Adolescentes y jóvenes

​ ​

La adolescencia y la juventud son procesos del curso de la vida donde se consolidan aspectos físicos, mentales, emocionales y relacionales que permiten el desarrollo de capacidades y los aprendizajes necesarios para lograr la autonomía. La capacidad de tomar decisiones autónomamente en sexualidad requiere la concurrencia de la educación integral para la sexualidad  y de los servicios de salud  sexual y salud reproductiva amigables para adolescentes y jóvenes.​

«La garantía de derechos en salud durante la adolescencia, con intervenciones eficaces, protege las inversiones en salud pública realizadas durante la primera infancia y permite corregir problemas que hayan surgido en los primeros diez años de vida» (OMS, 2014)​​​

La adolescencia y la juventud enfrentan vulnerabilidades y riesgos en su vida sexual y reproductiva que los exponen a eventos problemáticos tales como:   El embarazo en la adolescencia, las distintas formas de violencia de género y sexual, las ITS y el VIH/SIDA, algunos de los cuales han aumentado en los últimos años. En este marco, el Ministerio de Salud y Protección social promueve políticas, planes y modelos que buscan garantizar un abordaje integral de la  salud sexual y la salud reproductiva, así como la promoción de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos​.

¡ENTÉRESE Y ACTÚE!

​¿Sabía que en el mundo se infectan cerca de un millón de personas por una ITS cada día 2 millones por VIH cada año? La mayoría de estas infecciones se pueden prevenir con prácticas sexuales seguras y usando condón correcta y consistentemente.​​

¿Qué sabe o ha oído hablar de las Infecciones de transmisión sexual (ITS), el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) o el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)?

Las ITS como la sífilis, gonorrea, clamidia, tricomona, hepatitis B, herpes, papiloma y VIH, entre otras, son causadas por microorganismos que entran al cuerpo generalmente durante el contacto sexual no protegido, incluidas las relaciones sexuales penetrativas a vagina, ano o boca. Algunas también se pueden transmitir por la transfusión de sangre contaminada o el uso compartido de agujas, jeringas u otros instrumentos corto-punzantes. En algunos casos la madre puede transmitir la infección a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Las ITS, incluyendo el VIH, afectan tanto a mujeres como a hombres de cualquier edad y condición, que se expongan a estas infecciones.

https://youtube.com/watch?v=q8owDAkCDFE%E2%80%8B

El VIH es un virus que afecta el sistema inmunitario y produce un deterioro progresivo de las defensas del organismo, impidiendo su protección contra las infecciones y enfermedades. Cuando esto ocurre se presenta el SIDA, o Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida.


En Colombia las ITS y el VIH son una causa importante de mortalidad y enfermedad que tienen consecuencias negativas para el bienestar de las personas y la población, así como para el sistema de salud. ​Estas infecciones se pueden prevenir y controlar en la medida que haya acceso a educación, prevención, diagnóstico y atención integral de manera oportuna y con calidad. Todas las personas cubiertas por el sistema de salud colombiano tienen derecho a estos servicios.

Para prevenir las ITS y el VIH es necesario tomar medidas conscientes de cuidado y autocuidado como hacerse chequeos generales, incluyendo las pruebas diagnósticas, para detectarlas y manejarlas oportunamente. Vivir una sexualidad segura, placentera y responsable evita complicaciones y muertes innecesarias.​

El VIH infecta y destruye las células del sistema inmunitario, produciendo un deterioro progresivo de las defensas del organismo. Sin tratamiento la infección por VIH puede durar asintomática de 5 a 10 años. El Sida ocurre cuando el sistema inmunitario ya no puede combatir las infecciones y otras enfermedades, y se presentan las infecciones oportunistas y ciertos tipos de cáncer. La infección oportunista que más gente afecta y más mortalidad ocasiona es la tuberculosis, por lo que hay programas especiales para trabajar esta coinfección.

Este virus se puede transmitir por el contacto con la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales de personas infectadas. No es posible contagiarse a través de besos, abrazos o apretones de manos o por el hecho de compartir objetos personales, baños, gimnasios, alimentos o bebidas, tampoco por la picadura de mosquitos.

El VIH, a pesar de ser una infección prevenible, sigue siendo un problema de salud pública mundial que aún cobra millones de vidas. Según la OMS hay cerca de 37 millones de personas infectadas por VIH en el mundo y anualmente ocurren más de un millón de muertes por esta causa. Las medidas tomadas para combatir la epidemia han dado resultados positivos; se calcula que entre los años 2000 y 2015 las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en un 35% y las muertes relacionadas con el Sida en un 24%. El país ha estructurado su respuesta al VIH y a las ITS incorporando estos aprendizajes en un Plan Nacional que orienta la gestión en salud pública y ha incluido todas las intervenciones recomendadas en los planes de beneficios a los cuales tienen derecho todas las personas residentes en Colombia.

Para prevenir el VIH unas de las acciones más importantes son: la educación sexual integralasesoría antes y después de las pruebas de VIH, asesoría sobre prácticas sexuales más seguras, reducción de riesgos y promoción del uso del condón. También son esenciales las intervenciones dirigidas a grupos de población claves, incluidos los hombres que tienen relaciones sexuales con hombresmujeres transgénero, trabajadores sexuales, personas habitantes de calle, personas usuarias de sustancias psicoactivas por vía inyectada, población privada de la libertadjóvenes y mujeres en contextos de vulnerabilidad, y otras poblaciones priorizadas. El uso correcto y consistente del condón masculino o femeninoes uno de los métodos de protección más eficaces contra el VIH y otras ITS.

Para la prevención a escala poblacional es muy importante que las personas que viven con VIH tomen tratamiento antirretroviral. En la medida que el tratamiento sea efectivo y la carga de virus en la sangre alcance niveles muy bajos en la sangre, la posibilidad de transmitir la infección se reduce hasta en 96%. También existen regímenes de profilaxis preexposición —útil en parejas serodiscordantes (solo uno de los miembros de la pareja vive con el VIH)—, y profilaxis post exposición al VIH —para casos de exposición de riesgo laboral o no laboral como ruptura del condón, relaciones únicas desprotegidas o violencia sexual​— queincluye varias intervenciones, entre ellas, la administración de antirretrovirales durante 28 días, así como de antibióticos para prevenir otras ITS y la anticoncepción de emergencia.

Las personas con VIH deben aprender a manejar su condición y recibir la atención integral que ofrece la ruta de atención específica en ITS y VIH, que facilitan el acceso a los cuidados incluidos en las guías de práctica clínica para niñas y niños y adolescentes y adultos. El tratamiento antirretroviral iniciado oportunamente y tomado correctamente permite que las personas con VIH vivan bien y por muchos años. El tratamiento es de por vida, pues hasta el momento no se ha descubierto un tratamiento curativo.

La prevención de la transmisión materno infantil del VIH, otro de los pilares de la estrategia, se trata en una sección separada.

Según la OMS solo el 54% de las personas con VIH saben que están infectadas. El diagnóstico del VIH con pruebas rápidas es económico y muy confiable, se realiza con unas gotas de sangre y los resultados están disponibles en cuestión de minutos.​

La prevención y la detección temprana del cáncer brindan la posibilidad de tratar el tumor en etapas iniciales de la enfermedad, aumentar la probabilidad de un tratamiento curativo, y evitar sufrimiento y dolor para quienes lo padecen y sus familias.

 El cáncer es una enfermedad caracterizada por la proliferación anormal y desordenada de células que conduce al crecimiento descontrolado de un tumor maligno en un determinado tejido u órgano comprometiendo su funcionalidad​.

En Colombia, los cánceres que más afectan la salud sexual y repr​oductiva y que constituyen las principales causas de muerte de hombres y mujeres son: en las mujeres el cáncer de mama y cuello uterino y en los hombres el cáncer de próstata. Aunque menos frecuentes, otros cánceres que afectan la sexualidad y la reproducción son el cáncer de útero, ovario, vagina y vulva (en las mujeres) y el de pene y testículos (en los hombres).

Las intervenciones para el control del cáncer deben incluir acciones de prevención primaria, detección temprana de la enfermedad, tratamientos oportunos, continuos, pertinentes y seguros que mejoren la calidad de vida y la mortalidad prematura evitable. Dichas acciones se encuentran estipuladas en el Plan Decenal para el Control del Cáncer en Colombia 2012-2021. Particularmente, para la atención integral de los cánceres que afectan la salud sexual y reproductiva, el MSPS ha definido las Rutas Integrales de Atención en Salud (RIAS).​​


Cáncer de cuello uterino


Cáncer de mama


Cáncer de próstata

La próstata es una pequeña glándula del aparato reproductor masculino. Se ubica rodeando la uretra, por debajo de la vejiga y por delante del recto. Es un órgano esencial para la función sexual, reproductiva y urinaria por lo que todas las enfermedades que la afectan tienen implicaciones en estos tres niveles. La próstata consta de una zona central, en donde se produce el antígeno prostático específico (PSA) y una zona periférica, donde tienen origen más del 70% de los tumores.

El cáncer de próstata es el crecimiento maligno de la glándula prostática. En fases avanzadas las células cancerosas se diseminan a sitios distantes a través de los vasos linfáticos y sanguíneos con la capacidad de invadir otros órganos.

El cáncer de próstata es el más común en los hombres, constituye la segunda causa de mortalidad por cáncer en población masculina y su aparición está directamente relacionada con la edad; a mayor edad, mayor riesgo de padecer este cáncer. En nuestro país, uno de cada tres hombres mayores de 50 años tiene este cáncer.

Los factores de riesgo asociados al cáncer de próstata y que pueden ser modificables incluyen:
●  Alto consumo de carnes rojas y productos lácteos
●  Sedentarismo
●  Peso inadecuado / obesidad
●  Consumo de alcohol
●  Exposición a contaminantes químicos

Signos y síntomas del cáncer de próstata:
●  Dificultad para orinar
●  Sangre en la orina o en el semen
● ​ Dolor al eyacular u orinar

Las acciones de cuidado y autocuidado son importantes para la prevención y detección temprana del cáncer de próstata.

Las pruebas utilizadas para la detección temprana del cáncer de próstata son:

  • El examen del antígeno prostático (PSA)
  • Tacto rectal, en hombres mayores de 50 años.

Las pruebas diagnósticas son: la biopsia de tejido de la próstata y la resonancia magnética fusionada con ultrasonido.​ ​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.