Sáb. May 28th, 2022

La sociedad a menudo retrata a los médicos como sabios que usan bata blanca, que se pasan la mitad del tiempo estudiando para conocer los avances en los distintos campos que abarca la medicina y, la otra mitad, curando a los pacientes que llegan a su consulta. A lo largo de la historia, este retrato ha ido tomando distintos matices, desde una especie de brujo o de oráculo inaccesible y superior hasta el científico solícito y abnegado que siempre tiene un momento para quien reclama su atención entre guardia y guardia. Sin embargo, visto con los ojos de un médico del siglo XXI, ninguna de estas semejanzas dibuja con precisión nuestro trabajo diario.

FUENTE: Editorial Springer.

ÚNETE A NUESTROS GRUPOS Y REDES SOCIALES PARA MANTENERTE ACTUALIZADO E INFORMADO EN EL TEMA REFERENTE A SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO.

[bdp_post_slider]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.    Más información
Privacidad